El Cordero y el León, El Balance de la Esperanza y del Juicio Print
Written by Administrator   
Friday, 27 December 2013 21:49

El Cordero y el León, El Balance de la Esperanza y del Juicio

Hemos estado por muchas semanas mencionando que el Libro de Apocalipsis es un libro de esperanza, pero también un libro de juicio. El libro de apocalipsis nos muestra noticias tremendamente maravillosas y buenas para los hijos de Dios. El Espíritu Santo nos está continuamente llamando a leer y estudiar este libro, pero  no sólo a leerlo y estudiarlo, sino que también a creerlo, para que nuestra esperanza crezca.

Lea y escuche este Estudio Bíblico del libro de Apocalipsis


Escuche el audio de este Estudio Bíblico de Apocalipsis:

 

El cordero y el León

El Perfecto balance de Esperanza y Juicio en la Venida del Señor Jesús.

Hoy vamos a reflexionar en la Palabra de Dios, en el Libro de Apocalipsis capítulo cinco.

Apocalipsis 5 : 1 - 6

1 Y vi en la mano derecha del que estaba sentado en el trono un libro escrito por dentro y por fuera, sellado con siete sellos.

2 Y vi a un ángel fuerte que pregonaba a gran voz: ¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?

3 Y ninguno, ni en el cielo ni en la tierra ni debajo de la tierra, podía abrir el libro, ni aun mirarlo.

4 Y lloraba yo mucho, porque no se había hallado a ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.

5 Y uno de los ancianos me dijo: No llores. He aquí que el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.

7 Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono.

Como podemos ver, el apóstol Juan está teniendo esta importante visión celestial, en donde ve al Padre celestial sentado en el trono con un libro en su mano derecha que está escrito por dentro y por fuera sellado con siete sellos.

La historia nos cuenta que en la antigüedad, en la época del apóstol Juan, los libros eran rollos, eran pergaminos que se enrollaban y para darle seriedad se sellaban con sellos de manera que sólo el propietario pudiese abrir el libro. En este caso se menciona que el libro tiene siete sellos y luego en el versículo dos del capítulo cinco de Apocalipsis, hay un ángel fuerte que pregunta a gran voz: ¿ Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?, y nos dice Juan en su relato, en el versículo tres, que no hay nadie digno de abrir el rollo ni en el cielo, ni en la tierra, ni debajo de la tierra, ni siquiera lo podían mirar y esto le produce tanto impacto al apóstol Juan ,que él comienza a llorar debido a que no se encontraba ninguna persona digna de tomar este rollo, este libro, de abrirlo y, de mirarlo.

En el versículo cinco se nos informa, por la pluma del apóstol Juan, que uno de los 24 ancianos que están alrededor del trono de Dios le dice: No llores, he aquí el León de la tribu de Judá, la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

Vemos aquí como uno de estos seres celestiales, uno de estos 24 ancianos, que algunos dicen que representa la Iglesia que ya fue arrebatada en Apocalipsis capítulo cuatro versículo uno, le dice: Juan no te preocupes,  he aquí el León de la tribu de Judá, la raíz de David, tiene el poder, venció y puede abrir el libro y romper sus sellos.

Al continuar, nos dice el versículo seis que Juan mira y ve en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y de los ancianos que he mencionado, un Cordero, dice que estaba en pie, un Cordero como inmolado que tenía siete cuernos y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra

Claramente no tenemos que perdernos en el simbolismo que se está mencionando acá. Juan lo que está viendo es al Señor Jesucristo que es mencionado como el Cordero de Dios, en la Palabra ,que quita el pecado del mundo, y el versículo siete dice que este Cordero viene y toma el libro y lo comienza a abrir.

Ahora bien, hemos estado por muchas semanas mencionando que el Libro de Apocalipsis es un libro de esperanza, pero también un libro de juicio. El libro de apocalipsis nos muestra noticias tremendamente maravillosas y buenas para los hijos de Dios. El Espíritu Santo nos está continuamente llamando a leer y estudiar este libro, pero  no sólo a leerlo y estudiarlo, sino que también a creerlo, para que nuestra esperanza crezca.

Por otro lado vemos aquí que hay tremenda información profética. Hay noticias que podríamos considerar increíblemente fuertes para aquellos que rechazan el mensaje de salvación que la Palabra de Dios tiene. Aquellos que están rechazando a Dios  Padre  y al señor Jesucristo, Dios hijo, estarán en graves problemas pronto.

Por eso hemos estado diciendo, que el Libro de Apocalipsis es un libro de esperanza, pero también su libro de juicio. Es la esperanza de la gloria del triunfo y del regreso del Señor Jesucristo cuando comience su reinado sobre este mundo, pero también es la información de juicio y de ira que Dios va a derramar sobre un mundo que ha rechazado sistemáticamente la palabra de Dios.

Ahora bien, la pregunta que podemos hacernos es ¿ cómo es posible que un Dios santo y de gran amor sea también un Dios de ira?.  Esto es lo que tenemos que entender, la naturaleza de Dios es una naturaleza balanceada. Dios presenta  su naturaleza en la Biblia con dos aspectos, por un lado podemos ver su gracia,  su misericordia y su amor tan grande que envió a su hijo el Señor Jesucristo, este Cordero inmolado que Juan está viendo en el trono, a morir por los pecados de todo el mundo a pesar de que usted y yo no lo merecíamos y no teníamos mérito de ninguna clase. Pero por otro lado hay un  aspecto de Dios en su balance que raras veces  se menciona  y que no le gusta a la gente que se predique, y que en realidad la mayoría de los habitantes del mundo moderno desconocen, no solamente Dios es amor y misericordia Él también es perfecto, es justo, es Santo y es  recto y es por esto, que este Dios todopoderoso sentado en el trono que tienen su mano el libro, el rollo con los siete sellos, es un Dios que no tolera el pecado.  Por esto, es que tenemos que entender por un lado hay bendición  y hay  esperanza para aquellos que han recibido al Cordero de Dios, al Señor Jesucristo, pero por otro lado hay juicio, hay ira y hay un santo terror para aquellos que sistemáticamente han rechazado la Palabra de Dios.

Ahora bien, déjenme agregar algo más en la enseñanza que estoy realizando en este momento, vemos en este pasaje que está el Padre entregando el rollo o el libro con los siete sellos que contienen todo el destino profético de lo que va a ocurrir en los  días de la Tribulación, pero aparecen dos  grandes figuras aquí ,por un lado Juan está llorando porque el ángel pregunta quién es digno de abrir el libro y de romper sus sellos y no se encuentra nadie ni en el cielo, ni en la tierra que tenga la dignidad para abrir este libro profético, sin embargo vemos que uno de los 24 ancianos le dice a Juan: no llores, porque he aquí el León de la tribu de Judá, el que es la raíz de David, ha vencido para abrir el libro y desatar sus siete sellos.

Podemos ver aquí, una tremenda visión que Dios le está mostrando a Juan,  el libro que contiene estos siete sellos, este es un rollo de juicio que describe todos los eventos de la  Semana Setenta de la Gran Tribulación, solamente puede ser abierto por el señor Jesucristo y el anciano le dice a Juan: el León de la tribu de Judá, la raíz de David, es decir, el Señor Jesucristo ahora presentándose como Dios todopoderoso de juicio y de  poder, va abrir el  libro y lo va a desatar para que los juicios establecidos por Dios comiencen a venir sobre este mundo .

Ahora bien, lo maravilloso y tremendo que ocurre es que Juan mira y en vez de ver a un león ve un Cordero como inmolado frente al trono de Dios, que toma el libro, que toma este rollo con los siete sellos y lo comienza a abrir. Que nos muestra esto, la necesidad de que entendamos de que debemos  tener una visión equilibrada de Dios.

Pronto la humanidad que ha rechazado sistemáticamente la verdad de la Palabra de Dios, pronto la humanidad que se han reído de la Palabra Profética y que no ha recibido al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, al Señor Jesucristo, se va a enfrentar al León de la tribu de Judá, al León que es la raíz de David, que ha vencido y que va a abrir el libro y va a  desatar sus siete sellos, es decir,  va a desatar  los tremendo juicios que la palabra de Dios establece sobre una humanidad que sistemáticamente se ha resistido a recibir la salvación.

Ahora bien, ¿qué significa todo esto?, ¿qué debemos entender? El Señor Jesucristo cuando se pare frente al trono de su Padre (ponga atención en esto) será para la mayoría de los habitantes de la tierra  un León poderoso, lleno de ira que va a ejecutar sus santos y justos juicios sobre un planeta que sistemáticamente le rechazó, pero será para otros, para Juan que de alguna manera nos representa todos nosotros y representa la Iglesia, será un Cordero inmolado mediante el cual podemos tener salvación y acceso al Reino de los Cielos.

Reiteramos que por mucho tiempo ya, hemos estado enseñando que el Libro de Apocalipsis es un libro de esperanza y bendición para aquellos que están preparándose para la venida del Señor, pero también será para algunos [los que rechazan a Dios]  un libro de juicio y un libro de ira.

Usted elige como va a ser enfrentado a los días que vendrán, ¿será devorado por ese  Santo León que toma el libro y lo abre?, ¿o usted será abrazado y redimido por el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo?. ¡Piénselo! Permita el Señor que usted y yo no nos perdamos el arrebatamiento de la Iglesia por nada de este mundo.

Pastor Henry A. Cortés

Documento basado en transcripción revisada del Mensaje enseñado en el Programa de Radio Profecías Hoy del día Sábado 5 de Octubre del 2013.

Last Updated on Saturday, 28 December 2013 00:01